19.3.10

la niña vacía

A la niña vacía hecha de retazos solo puedo decirle que me da pena. Que sus lágrimas son huecas y su corazón una cáscara frágil y vacía que bombea sentimientos hechos a parches. Solo puedo decirle que me pone triste que jamás querrá darse cuenta que no es más que un peluche remendado hasta tal punto que ya ninguna parte es la original, fabricado de nuevo con pedazos que no le pertenecen. Que no les venga a la mente la figura contraecha de Frankensteine, pues a diferencia de ella él creó sus sentimientos y emociones a partir de un alma propia. La niña vacía hecha de retazos solo tiene un suspiro en el pecho, y tampoco es suyo. Camina, habla, bromea, piensa, pero no deja de ser un conglomerado de ideas ajenas, un cúmulo de sentimientos externos. No sabe crear cosas de la nada si antes no hubo ahí algo que se le pareciera, algo que ella pudiera moldear a su gusto a partir de una base concreta.
Pero, ¿qué es lo que mueve a la niña vacía, se preguntarán?
¿Qué es lo que une todos esos pedazos dispares y consigue mantenerla en pie sin que se rompa?
El sentimiento inconfesable de soledad. El abrumador hecho de ser una persona totalmente normal. El ser consciente de que no es imprescindible, ni un genio por méritos propios, ni una persona completa. El hecho de que ha ido cosiéndose a la piel tantos trozos de los demás para no perderlos nunca que se ha extraviado a sí misma entre costura y costura. A acabado creyendo que ella misma es cada uno de esos fragmentos, pero la realidad es que no deja de ser una carcasa de parches mal pegados que ha perdido el rumbo y ya no sabe a dónde va.
En el fondo no es mas que una chica fría falta de sentimiento verdadero, que pide a gritos silenciosos un abrazo no robado y un alma no copiada que la comprenda. Quizá, bajo todos esos costurones que cosen falsedades no sea más que un cachorro abandonado a su suerte que mendiga mimos y atención, puede que hasta un poco de cariño sincero. Quizá en el fondo no sea muy diferente a todas esas personas que se han perdido a sí mismas y ya no se encuentran.
Por eso a la niña vacía hecha de retazos solo puedo ofrecerle mi pena y mi compasión, porque no saber quién eres y hacia dónde vas es muy triste.
Ojalá, de corazón sincero, encuentre lo que busca con esa ansiedad oculta en el fondo de sus ojos.


Para crear algo bueno debes creerte lo que escribes. Si no te lo crees, solo tienes entre manos palabras vacías. A veces yo me creo lo que escribo y de ahí salen cosas bonitas, pero muchas veces no. Entonces me toca jugar a levantar castillos de naipes sin respirar, no sea que se me derrumben todas las cartas por culpa de algún suspiro. No se si me explico.
Mi madre lo llama crisis creativa.
Yo lo llamo estar jodido.
Creo que repito demasiado la palabra jodido ¬¬

14 comentarios:

light my fire dijo...

kiwi es un chico?
que cosas.


te acababa de comentar en la entrada anterior que me había encantado.
"solo tiene un suspiro en el pecho, y tampoco es suyo"
que jodidamente bueno este también.

Lexy dijo...

buf yo también creo que es estar jodido, como lo de estar en blanco ves tu pues yo lo veo negro xD

ya volverá la inspiración, hasta entonces "creéme" cuando te digo que me ha encantado el texto, lástima que todos tengamos una "niña vacía" escondida en el armario.

un beso!
pd. repito como light my fire, kiwi es un chico? aunque realmente no supone diferencia alguna^^

Duna Loves dijo...

Es muy duro que la soledad te escoja cuando no la buscas. A lo mejor la niña vacía lo que necesita es un abrazo que le caliente el corazón y lo demás ya vendrá :-)

Kiwi dijo...

El kiwi fantasma será lo que vosotros queráis que sea.


;)

MeryC dijo...

Si yo conociera a esa niña le diría que se descosiera esos retales de otras personas de una vez. Y si no puede sola yo la ayudo, que por eso no hay problema.

Estar jodido es la mejor definición que uno puede darle a esos momentos.

(...nira...) dijo...

*______________________*
pobre niña vacía, yo también siento pena por ella.
Me ha encantado kiwi-kiwi
Y yo también utilizo mucho la palabra 'jodido' XD
un beso! =)

Juan Carlos dijo...

yo siempre me creo lo que escribo e intento que la gente que me lee se pueda meter en lo que esta leyendo, de eso se trata no? sino metes tus sentimientos no podras transmitirlos.. animo!! nuunca hay soledad si estas bien contigo misma!! ^^

Belén dijo...

Para crear algo debes hacerlo bien, no tanto creerlo, si no poner todo tu empeño... y como sobre gustos no hay nada escrito, siempre habrá detractores y amantes de lo que hagas :)

Besicos

La niña de la vía láctea dijo...

Desde luego, creyéndote o no lo que escribes, sigues siendo una máquina. Me encantan todas tus historias! me guardo esta en el cajón :) muás

draks dijo...

Pobre chica retales,puedo llamarla asi,no?
Yo tambien me tope un dia de mi vida con una chica trapo-retales como esta...y me juro muerte.
creo que son todas iguales.
Kiwi, tan bueno como siempre.

El Drac dijo...

Lindo relato lleno de imaginación y es verdad lo que dices si no sientes lo que escribes, hasta el pounto del miedo, del llanto, de la angustia; la verdad a uno mismo le sabe a muy mal trabajo. Un abrazo

Casper Deschanel dijo...

Jo, pero las cosas es mejor que vengan solas, sin buscarlas. ¡Y no desesperarse!

¡Beso!

Doña María dijo...

En esta vida hay que llamar a las cosas por su nombre, hija. Y si una está jodida, pues está jodida y punto.
Me ha encantado tu historia sobre la niña vacía hecha de retazos. Será porque me encanta el patchwork.
Un abrazo.

Fenix dijo...

y si tan solo tuviese miedo?